El objetivo de la comisión deportiva ha sido buscar una gestión deportiva eficiente, competitiva y sostenible económicamente en el tiempo, una gestión que haga que todos los socios y aficionados estemos orgullosos de nuestro equipo.

Para poder conseguir este objetivo, lo primero que se hizo en esta comisión fue analizar la gestión deportiva del RCD Espanyol en las 10 últimas temporadas. Cotejando muchos datos deportivos de entrenadores, fichajes, inversiones, presencia de los jugadores canteranos en el primer equipo, puntos conseguidos fuera,  en casa, diferencia de goles, internacionalidades de los jugadores del primer equipo y de la base…

Una vez hecho esto, se siguió trabajando con la información obtenida, comparándola con otros clubs de diferente nivel deportivo. La comparación de datos objetivos nos permitió llegar a una importante conclusión: qué modelo de club es el mejor para el Espanyol.

El Espanyol debe definirse firmemente y con convicción plena como un club de cantera.
Es, sin lugar a dudas, el modelo más eficaz y el que mejores resultados deportivos dará a la entidad.

Como resultado de los datos recogidos, hemos trabajado diferentes proyectos como son el cálculo del coste jugador-cantera cuando llega al primer equipo y el análisis de las inversiones en fichajes. La conclusión siempre es la misma, y muy clara: económicamente es más rentable ser un club cantera. Pero es que deportivamente también lo es: se han destinado recursos económicos vitales para el club para que acabasen jugando jugadores-cantera.

Otros trabajos realizados, como la comparativa con otros clubs que hace años que apuestan por la cantera o el número de internacionales en categorías inferiores, también reafirman la fuerza que tiene nuestro club en la formación de talento y jugadores de alto nivel.

La comisión deportiva ha trabajado en un modelo de club coherente y coordinado para ser un club de cantera.

Un club que destine más recursos al fútbol base, que potencie, profesionalice y apoye a los técnicos del futbol formativo. Que destine más y mejores recursos, especialmente a los que trabajan con los jugadores de 17 a 21 años, justamente la edad en la que hemos detectado que perdemos más talento.

Un club que no olvide que antes que futbolistas, trata con personas muy jóvenes, niños en muchos casos. Un club que se preocupe también de la formación académica, no solo mientras están en el club sino pensando más allá de la vida ligada al futbol profesional.

Queremos mantener el proyecto en el tiempo. El CLUB MARCA EL MODELO, a través de un director deportivo/secretario técnico. Y los entrenadores, todos, deben adaptarse al modelo y la filosofía que marca el club.

Aplicando este modelo deportivo de club, haciendo realidad este proyecto, estamos seguros que mejorará, en primer lugar, el rendimiento deportivo. Y como consecuencia, también el económico. Y conseguiremos fortalecer y consolidar la identificación equipo-afición. Sentiremos el orgullo de ser pericos. La pasión de ser pericos. Por qué los pericos SOM ORGULL i SOM PASSIÓ.